Amarse a sí mismo es un acto de rebeldía